1. Se recomienda lavar a mano con agua tibia, frotando la superficie uniformemente.
2. Evite las esponjas ásperas, el agua caliente, lavados bruscos o en lavavajillas.