Lavado a máquina:

1. Separe los colores claros de los oscuras.
2. Lavar con agua tibia (<40°C). Las altas temperaturas pueden provocar una contracción de hasta un 10% y debilitar el algodón.
3. Utilice el ciclo de máquina suave y no sobrecargue su lavadora.
4. Use un detergente suave formulado para telas delicadas. No blanquear. Colgar para secar de forma natural.

Lavado a mano:
1. Llene un recipiente pequeño (balde o fregadero) con agua tibia y agregue aproximadamente una cucharadita de detergente suave.
2. Sumerja la prenda en agua tibia y déjela en remojo durante unos 10 minutos.
3. Mueva suavemente el textil. No retuerza, ni frote, ya que puede estirar la tela.
4. Drene el agua con jabón y enjuague repetidamente hasta que desaparezcan todos los residuos de jabón. Colgar para secar de forma natural.